Plano17 0001En este de segundo artículo quiero hacer una mirada a los inicios de nuestro Colegio, incluso a los años anteriores y al comienzo de la presencia salesiana en nuestro país.
España, hace algo más de cien años, Alfonso XIII reinaba lo que otrora había sido un gran imperio. Cuando llega la mayoría de edad se encuentra con una sociedad sumida en la llamada “Crisis del 98”, el regeneracionismo quiere dar soluciones, pero queda en un vano intento.
Los veinte primeros años del siglo XX están jalonados por huelgas, crisis, guerras, asesinatos de presidentes y una clase popular empobrecida y analfabeta. Por ellos, sobre todo los más jóvenes, Don Bosco había dado su vida y encomendado a sus seguidores que continuaran su labor.
Años atrás (1886), él mismo había acudido a Sarriá (Barcelona) para impulsar su tarea en España, que ya comenzaba en 1881 con el colegio de Utrera y le seguirían otros muchos centros.
En Madrid, Atocha y Carabanchel daban sus primeros pasos. Allá por 1920 comienza a pensarse en dar cobijo a una población madrileña del extrarradio desatendida: Estrecho, ni siquiera pertenecía a la capital en esos momentos. El límite se marcaba algunos metros antes de nuestro querido colegio. Nada, a excepción de algunas pocas casas salpicadas en la antigua calle O’Donell, hoy Bravo Murillo, y en la carretera de Francia, hoy Francos Rodríguez y; por supuesto un enorme terreno donde hoy se levanta nuestro colegio.
D. Antonio Torm, ecónomo, es llamado por D. José Binelli, inspector, con la misión de fundar una nueva casa en la zona. Inmediatamente se puso manos a la obra, pero era una encomienda difícil, a pesar de todo, en 1919 consigue poner la primera piedra del nuevo "Oratorio Festivo", después de numerosas conversaciones, peticiones, ruegos,… a las “Damas”, en especial a la duquesa de T’Serclaes (Dª Milagros Hurtado), su marido tenía en propiedad los terrenos del actual colegio. El primer inconveniente llegó con la zona que linda con la calle Francos Rodríguez, “la parte de atrás para los curas, pero esta la voy a destinar a construir casas”, cuentan que el marido dijo a su esposa. El poder de persuasión de la duquesa, D. Bosco y la intercesión de María Auxiliadora pudieron hacer cambiar de idea al duque.
De esta manera D. Antonio Torm, el 1 de enero de 1922 consigue iniciar la obra salesiana de Estrecho, Escuelas Populares más tarde y hoy Colegio San Juan Bautista…

Plano17 0001

Imagen conseguida en el Archivo de la Villa de Madrid.